En la tarde de este miércoles se registró un accidente de una avioneta Piper Navajo, con matrícula HK-4686 en inmediaciones al aeropuerto de Guaymaral, al norte de Bogotá.

Los cuatro ocupantes de la aeronave, dos tripulantes y dos pasajeros, fallecieron en el siniestro.

El avión había despegado minutos antes de ese aeropuerto con destino a la población de Villagarzón, Putumayo.

Según la Aeronáutica Civil el avión (tipo Piper PA-31) era operado por la empresa Aerotaxi Guaymaral, y se accidentó hacía las 3:44 de la tarde.

De acuerdo con información de las autoridades, al mando de la tripulación estaba el experimentado capitán Armando Barragán, miembro de una reconocida familia de los llanos orientales, dueña del Hato La Aurora, la reserva natural privada más grande del país.

Uno de los investigadores del accidente, que llegaron al lugar de la tragedia, indicó que la empresa propietaria del avión tipo bimotor liviano, tenía una capacidad para seis personas y estaba en óptimas condiciones mecánicas.

Según la autoridad aeronáutica, la identidad de los ocupantes de la avioneta son: Armando Barragán (piloto), Carlos Chibuque (copiloto) y los pasajeros Flaminio Gutiérrez y Juan Natera

A través de su cuenta de Twitter, la alcaldesa de Bogotá, Claudia López, lamentó el hecho.

La junta directiva y el presidente ejecutivo de la Cámara de Comercio de Casanare envían un saludo de condolencias y un fuerte abrazo a los familiares, amigos y allegados del piloto casanareño Armando Barragán Vargas, quien falleció este 12 de febrero de 2020.

Barragán, era integrante de una familia reconocida a nivel empresarial, propietarios del Hato La Aurora en Hato Corozal, Casanare; apasionado por vivir y experimentar la cultura llanera de una forma particular.

Fuente: EL TIEMPO

Que opinas de esta nota "Deja Tu comentario"