Trinidad y Támara, es el nombre que llevan las dos primeras potrancas de tropa del Ejército Nacional, de un cruce entre raza criolla de la Orinoquia, específicamente de Casanare y caballo árabe Shagya, una raza muy limitada en Colombia, de la que se dice, solo podría haber en este momento, dos ejemplares reproductores.

El Ejército Nacional en Casanare, viendo la necesidad de tener una mayor movilidad de la tropa para garantizar la seguridad en la extensa sabana, viendo además, los buenos resultados que se han obtenido con los pelotones montados que patrullan el sector rural del departamento, inició un proceso para mejoramiento de raza caballar, que se adapte a la región y ofrezca muy buenas garantías para el ejercicio militar.

Luego de hacer algunos análisis, con apoyo de la escuela de equitación del Ejército y la academia (Universidad Nacional), concluyeron que se debían mezclar estas dos razas, ya que el árabe Shagya (una mezcla de las mejores razas de caballo en el mundo), ofrece resistencia y tamaño, mientras que la raza criolla ofrece adaptabilidad a esta zona, versatilidad y también resistencia, características fundamentales para apoyar la labor de los soldados.

Fue entonces cuando escogieron dos de las mejores yeguas criollas del criadero El Remanso, del Ejército en Yopal y las llevaron hasta Cota Cundinamarca, donde fueron gestadas Trinidad y Támara, quienes nacieron posteriormente en las pesebreras del club hípico Capadocia, ubicado en las instalaciones del cantón militar Manare de la capital casanareña.

Trinidad nació el 13 de febrero de 2019, es de un color castaño claro y con extremidades inferiores que anuncian su buen tamaño, casi un mes después, el 10 de marzo del presente año, nació Támara, ella tiene un color más oscuro, zaino, con más inclinación árabe que Trinidad. Por ahora las dos crecen sanas y permanecen con sus mamás en las pesebreras, comiendo pasto tierno en las instalaciones del club hípico, traviesas y retozonas.

Los nombres.

El progenitor de las dos se llama Tentation y sus hijos deben llevar nombres que inicien por la letra T, como el suyo, esa es una de las razones, pero, además, explica el Teniente Coronel Alexander López Cañarte, comandante del Grupo de Caballería Montado n.16 Guías de Casanare, que sus nombres son en honor a dos municipios de la jurisdicción del grupo de Caballería, que llevan el mismo nombre, en caso de la primera, lleva el nombre del municipio de Trinidad, donde hace más de 200 años nació uno de los soldados patriotas más hábiles de acaballo, como lo fue el coronel Ramón Nonato Pérez; por otra parte, Támara es uno de los municipios más tradicionales y coloniales de Casanare, famoso por el producto del café y que incluso hace unas décadas alcanzó a tener su propia moneda.

El Teniente Coronel López Cañarte es el comandante de Trinidad y Támara, por eso constantemente saca un espacio en medio de sus múltiples ocupaciones, para ir a visitarlas a las pesebreras, donde las cuidan un grupo de soldados y unos tres suboficiales, pasa, las consiente un poco y verifica que todo esté funcionando bien, Trinidad es un poco briosa e inquieta, con más características criollas, pero él es un hombre de caballos que conoce perfectamente el proceso y busca la manera de ganarse su atención.

Que opinas de esta nota "Deja Tu comentario"