Un ciudadano indígena que vive junto con su familia sin autorización en un predio de la gobernación de Arauca es el responsable de la caza y muerte de un oso de anteojos realizada hace aproximadamente 2 días.

Esta versión la narró el mismo infractor luego de que una comisión conjunta integrada por Corporinoquia, Gobernación de Arauca, Alcaldía de Saravena, Fundación Lógico & Zoo, Fundación Corazón Animalista, Parques Nacionales Naturales de Colombia y comunidad de la vereda La Pavita, llegara al resguardo indígena Playas de Bojabá, ubicado en el municipio de Saravena, departamento de Arauca.

“Este es un delito de gran magnitud que va en contra de la armonía con los recursos naturales, exigimos el respeto, cuidado y conservación por la fauna silvestre de la jurisdicción y será a través de las charlas de acercamiento que se han hecho con los líderes indígenas de Saravena que se fortalecerá la educación ambiental con los habitantes de la zona”, señaló Martha Plazas Roa, directora general de Corporinoquia.

De acuerdo a esto, estamos a la espera de que la gobernadora del resguardo indígena defina la fecha en la que se podrá realizar el encuentro donde se defina la suerte que tomará el accionar de este habitante indígena; así mismo, se dará continuidad a las acciones de acercamiento con las autoridades indígenas del municipio, con las que se han venido debatiendo sobre la consolidación de estrategias que permitan la formulación de una agenda ambiental indígena.

En cuanto a los restos del animal que fueron halladas en la vivienda del ciudadano indígena, éstas serán desnaturalizadas por parte de funcionarios de Corporinoquia y será la gobernación del departamento de Arauca la encargada de definir qué acciones toma con los habitantes del predio en donde se asesinó al animal.

Respecto a la especie oso andino, es importante mencionar que en el país quedan alrededor de 8.000 ejemplares, de acuerdo a estadísticas del Fondo Mundial para la Naturaleza – WWF -, así mismo transita por áreas muy amplias, alrededor de 61 kilómetros cuadrados transitan los machos y se considera una especie fundamental para los ecosistemas y su biodiversidad pues dispersan las semillas de los alimentos que consumen en grandes extensiones de tierra lo que permite la vitalidad y el futuro de los bosques andinos.