El tema de la ciudadela La Bendición, proyecto que construyó el controvertido Jhon Jairo Torres y que hoy Alberga a mas de 10 mil familias, sigue siendo complejo y su solución, aunque se tienen buenas intenciones, no se va a dar tan pronto, como sus moradores desean.

Aunque algunos de los voceros de este proyecto, manifiestan que es necesario que la alcaldía, avance en la expropiación, de los predios, para luego legalizarlos, esto debe pagarse y los costos son muy altos..

Los terrenos construidos y los que aún faltan por ejecutar suman 200 hectáreas y esto tiene montos millonarios, que se cobran, según la legislación si la expropiación se llega a dar.

Precisamente, el alcalde de Yopal René Leonardo Puentes realizó, lo que se ha denominado en su administración un encuentro ciudadano, con la comunidad de este sector y se dijeron varias verdades, que dejan mucha preocupación sobre  legalización de estos predios, que están en extinción de dominio.

En el momento de la venta de los predios, tanto las autoridades, como los compradores, sabían que el terreno estaba en dificultades legales,  pero aun así se compró, se construyó, luego le llevaron servicios públicos y hoy pese a que las aguas negras, cruzan por las calles, viven allí más de cinco mil familias y siguen llegando más.

Ya van 6 años, intentando buscar una ruta para resolver, todos los líos jurídicos que tiene el predio, pero hasta el momento, los avances que se han tenido al respecto han sido mínimos.

La cuestión se ha vuelto política y el Concejal Fabio Súarez, en compañía de Josiel Ortiz, presidente de la asociación de propietarios Charol Galeano joven profesional y otros ciudadanos, interesados, en este caso, elaboraron un proyecto de acuerdo, que se llevó al concejo, pero que no salió adelante, porque no había voluntad de parte del ejecutivo.

Por su parte la administración municipal venía elaborando otro proyecto alterno, que seguramente se aceleró, por el que presentó Fabio Súarez, pero al final este las mayorías, no lo acogieron y ahora solo queda el nuevo proyecto, que, en sesiones extraordinarias, discute el concejo, en estos días.

La defensa del alcalde, al no acatar el proyecto de Fabio Suárez, es que ese proyecto no incluía, brindar soluciones de fondo, que no presenten inconvenientes a futuro.

El alcalde explica que el tema de la búsqueda de soluciones a este asentamiento, está definido en un auto proferido, hace más de dos  años por parte del Tribunal administrativo de Casanare y que conformó un comité y le dio esas atribuciones.

El comité está conformado, por delegados de la alcaldía, la empresa de acueducto, alcantarillado y aseo de Yopal, la Sociedad de Activos especiales, Corporinoquia,  el ministerio de vivienda, la Defensoria del Pueblo, la Personería local entre otras instituciones.

La coordinación de la mesa, donde se reúne este comité está a cargo del alcalde René Leonardo Puentes, y desde hace 7 meses se vienen reuniendo, para abordar esta situación, pero no hay avances significativos.

Leonardo Puentes, argumenta, que no acató el proyecto inicial que se presentó por iniciativa, del propio concejo, no por capricho, sino porque según existen diferencias sustanciales, con el que ha venido elaborando la alcaldía.

Estas diferencias sustanciales, tienen que ver con  la declaratoria de las condiciones de urgencia en cuanto a las áreas que se van a declarar de utilidad pública.

Puentes dice, además,  que se van a buscar todas las áreas de sesión que tienen  que ver con servicios públicos, como  el alcantarillado, las vías, las redes de gas, de energía, de alumbrado, además de las áreas de sesión como parques, sitios para construcción de colegio y otros aspectos como el lugar para el Centro de atención inmediata de la policía y el centro de salud.

Esto es lo que se conoce en términos administrativos, como , equipamento urbano y que corresponde a predios que el constructor debe entregarle al municipio, para que el estado pueda hacer las inversiones que correspondan.

El otro aspecto que también se debe reglamentar, es el reconocimiento a las mejoras, que se hicieron de los predios adquiridos por parte de las personas, que hoy ocupan este lugar.

Este punto es importante, porque es el hecho de que las inversiones efectuadas, para construir las viviendas, por parte de cada persona, figuren como de su propiedad.

Esta tarea la hace la alcaldía, pero con el apoyo del Instituto Colombiano Agustín Codassi.

El alcalde aclara también que el municipio, no puede entrar a responder sobre los negocios que hicieron los propietarios de estos lotes, que luego se volvieron viviendas, con unos particulares.

“Se presume que estos negocios, se hicieron de buena fe” afirma Puentes pero insiste que son transacciones en los cuales, la administración local no interviene.

Reconoce el mandatario que hay muchos de los propietarios de estos predios, que necesitan el subsidio del estado, para su vivienda, pero también hay un alto número de personas, que compraron terrenos, como negocio, como algunos lo han reconocido.

Cree también el alcalde, que en su administración no se le ha dado la espalda a la ciudadela La Bendición y por el contrario considera, que se están dando el debate, que durante 6 años no se hizo.

Ahora pide la colaboración de  todos los concejales, , para poder aprobar, el proyecto de la legalización como tal de estos terrenos.

El proyecto que se  radicó. el en la corporación por parte del ejecutivo busca  que  se le otorguen facultades al  alcalde, para que declare la existencia de condiciones de urgencia por motivos de utilidad pública e interés social sobre los predios Los Claveles, El Copey, Campo Alegre, La Ilusión y Los Manantiales requeridos para adelantar la solución a las diferentes problemáticas de la ciudadela La Bendición.

En esos términos es que se contempla que el concejo aborde la legalización de este predio que se hoy se ha convertido en otro pueblo dentro del municipio de Yopal.

En términos generales, esta es la situación que hoy se tiene en  este gigantesco asentamiento urbano, que está ya construido y que requiere soluciones prontas, para niños, mujeres y adultos que allí residen.

Se confía en que el proyecto que tramita el concejo, con voluntad de la alcaldía y de algunos cabildantes se apruebe y de esta manera, La Bendición deje de ser vista como algo ilegal y que es el  patio trasero de la ciudad.