Recientemente los periodistas de Casanare, en cabeza de Adriana Barreto, dieron un ejemplo de solidaridad  como pocas veces se ve en el departamento y en forma espontánea mostraron la verdadera capacidad de los periodistas locales.

La donaton organizada para ayudar a los hermanos venezolanos, que ante la crítica situación que vive su país, cruzan por el departamento, se convirtió en un símbolo de desprendimiento y amor por el prójimo.

Hombres, mujeres y niños se vieron beneficiados, con las ayudas, que muchos ciudadanos, aportaron, ante la idea y generosa iniciativa, de la directora de SubVersión y secundada por muchos de los comunicadores locales.

Contraria a la xenofia, que algunos casanareños, comienzan a expresaron por nuestros vecinos de la república Bolivariana de Venezuela, los periodistas se solidarizaron con este drama de emigrantes, que en número cada vez más creciente, interrumpen la cotidianidad de las localidades y ciudades locales.

En una jornada que duró más de 9 horas se recolectaron alimentos, víveres, ropa y todos los enseres que requieren estas personas, que hoy la necesidad los obliga a abandonar su tierra en búsqueda de mejores horizontes laborales.

Se recolectaron  cuatro toneladas promedio de donaciones cerca de 400 donaciones, más de mil entregas en sitio y luego vino la entrega del arreglo y la ropa donada, otra jornada de destacar.

Los comunicadores acompañados, de personal de la Cruz Roja, aprendieron en la marcha, como adecuar vestimentas para niños y adultos.

Fue una jornada admirable que recuerda las jornadas de Gustavo Puentes Alvarez en favor de la Casa Hogar Otoño.

Hoy los protagonistas son los jóvenes comunicadores que, a través de las cada vez más influyentes redes sociales, muestran su afecto por Casanare y por la gente que requiere ayuda.

Indudablemente esta actividad es ejemplarizante, porque deja muchas enseñanzas, a los moradores de esta tierra llanera y pie de montana, que Dios, nos permitió habitar.

Ejemplos, como el entender a los inmigrantes, es algo que nos va permitiendo, conocer lo que ocurre en el mundo en aspectos, como el flujo masivo de ciudadanos, que se da aquí cerca o en Europa con sirios y africanos.

Los periodistas se conmovieron con el hambre de los vecinos y esto debe ser emulado, por todos los casanareños.

Al fin y al cabo, mientras en Venezuela, las cosas no cambien, deberemos acostumbrarnos a tener ciudadanos de este país en Yopal, encabezados por sus atractivas meretrices, que todos los días intentan sacar las autoridades del Parque La Estancia.

El trabajo de los “jóvenes” reporteros se los recompensará Dios, con creces, pero seguramente, el pago ya se dio al ver los niños y sus sonrisas, recibiendo una ayuda que por mínima que fuera, les despertó sonrisas de esperanza.

Resaltar de gran manera  la idea  de Adriana gestora de esta actividad que se concretó, con todo éxito y se convirtió en ejemplo de civismo en Casanare y  mostró el real poder de los medios de información, cuando estos generan propósitos comunes en favor de sus conciudadanos.

Reconocimiento  también por el esfuerzo  de  colegas, como William Montealegre, Anyi Pinto, Amparo Acuña, Martin Mesa, Claudia Correa, Orlando Correa, Jairo Hernández, Wilson Coba, Sandra Soto, Yesenia Bayona, Yamid Calderón y la Laurita “la Rancherita”, entre muchos otros.

El Relator Del Llano destaca la labor de Adriana Barreto y sus “jóvenes” periodistas que cambiaron, por unas horas las entrevistas por la solidaridad  y el amor al prójimo.