Inició su labor como representante a la Cámara por Casanare, el congresista de la Alianza Verde, ex concejal Cesar Ortiz Zorro, primero con su posesión el pasado 20 de julio y segundo con  radicación del proyecto de acto legislativo para devolverle las regalías a las regiones productoras.

Al comenzar el periodo constitucional para el que fue elegido, Ortiz Zorro, manifestó  que no ahorrará esfuerzos en defender los intereses, en estar siempre presente cuando se traten temas que  involucren a Casanare  y que propendan por el mejoramiento de la calidad de vida, de la dinámica económica y  el bienestar social de los habitantes de este departamento.

Cesar Ortiz Zorro anunció que ya radicó varios proyectos de ley trascendentales para el país y para el Departamento, resaltando el proyecto de Reforma Constitucional de las regalías.

Recordó Cesar Ortiz Zorro que  el  presidente electo prometió en sus visitas al departamento  la reforma de la ley de regalías, para favorecer en un porcentaje alto a los departamentos y municipios productores de hidrocarburos

Explicó el congresista Casanareño que con base en esta promesa se pretende,  que se modifique el artículo 361 de nuestra Constitución, iniciativa que le devolverá a las regiones productoras el 50% de la bolsa total de regalías.

Confía el representante de la Alianza verde, que se haga justicia con los Departamentos y Municipios productores y que no sea solamente una promesa de campaña, recordando que los territorios petroleros y mineros por varios años han mantenido y le han dado la sostenibilidad económica a la Nación y que es hora de que el país se reivindique con todos sus pobladores.

De otra parte, se conoció que  en la reforma Constitucional que se propone, está considerado que el 1% de las regalías sean destinadas para que las regiones productoras puedan realizar la fiscalización de la explotación de estos recursos naturales no renovables dado que ha encontrado casos de extrema preocupación en donde la mala o errónea liquidación de las regalías pueden haberle causado un detrimento a las finanzas no solo del Departamento de Casanare, sino de otros del país, cifra que puede ascender a más de 4 billones de pesos, razón suficiente para que los departamentos tengan esta potestad y entre otros asuntos porque la capacidad que ha demostrado la Nación para hacer una verdadera fiscalización, eficiente y en tiempo real, no ha sido la mejor.