Dos hechos históricos para el desarrollo de Casanare y la región se han dado en menos de 15, en Yopal y la reacción de sus ciudadanos a estos hechos ha sido casi nula.

Aparte de algunas informaciones fragmentarias de los medios de comunicación y las obvias referencias, de los voceros de las entidades que concretaron estos proyectos, el casanareño del común desconoce lo que se viene para el departamento, con obras como la ampliación de la terminal del Aeropuerto El Alcaraván y la construcción por parte de la Cámara de Comercio de Centro de Convenciones y Negocios.

Son ejecuciones que se nombran fácilmente, pero su construcción costó tiempo, recursos y muchos esfuerzos.

Cuando Jorge Perico Cárdenas, era gobernador de Boyacá, hace ya muchos años, se comprometió a construir en Paipa, ciudad turística, por excelencia, un moderno centro de Convenciones que permitiría, generar al departamento una nueva dinámica económica.

La verdad los boyacenses de su época no lo entendieron como ocurre hoy en Casanare.

El centro de convenciones de Paipa que construyó Jorge Perico Cárdenas, con la gobernación de Boyacá, elevó a Paipa a una ciudad turística y realización de grandes seminarios y certámenes de importancia mundial.

Hoy el centro de Convenciones sigue vigente, con un desarrollo hotelero impactante en todo el país.

Después de la apertura del Centro de Convenciones y de negocios que el presidente ejecutivo de la Cámara de Comercio de Casanare Carlos Rojas, ideó, gestionó, construyó e inauguró, en Yopal, la historia cambia para el departamento y esto tiene un valor agregado, que no lo tiene Paipa, la moderna terminal del aeropuerto El Alcaraván, que con goteras o no es una obra majestuosa que ubica a Casanare, en la aeronavegación mundial.

La nueva Terminal, cuyo costo superó los $ 90 mil millones y se tuvo una gran polémica por muchos aspectos de demoras e inclusive de inconvenientes, que obligaron al cambio del contratista

Se destaca arquitectónicamente en el caso de la nueva terminal del aeropuerto, lo amplio de sus espacios, la facilidad para su acceso, además del diseño que permite que el visitante disfrute del paisaje llanero y  no tenga que soportar aires acondicionados, con unas temperaturas, que cambian bruscamente de 28 o 30 grados a 15 , con solo pasar unas puertas.

Esta es según expertos, de las pocas construcciones en Yopal, que se construyó teniendo en cuenta, el clima cálido, sus vientos y las características de esta ciudad, en materia de tiempo.

Con esta obra que se construyó con recursos de la Aerocivil y que al contrario de otros aeropuertos que están concesionados, lo administrará directamente esta entidad del estado.

La verdad este es un gran aporte que deja Juan Manuel Santos, al Casanare, así aquí no se valore en la dimensión real que tiene.

Puede que el mandatario haya sido distante en su trato con los casanareños  o no tenga, el carisma de Uribe Vélez, pero obras son obras y no buenas razones.

El aeropuerto tiene ahora más de 13.000 metros cuadrados de terminal, una torre de control con las más modernas especificaciones y tres veces más alta que la anterior,  y una moderna estación de bomberos.

Pese a que aún faltan obras mínimas por adecuar y la aerolíneas, no se han trasladado a sus nuevas oficinas la obra es colosal y de gran importancia para Yopal y el Casanare.

En cuento al nuevo centro de Convenciones y Negocios de la Cámara de Comercio de Casanare, dado al servicio, precisamente en la celebración del aniversario trigésimo primer aniversario de la entidad mercantil, es otra obra impactante en su construcción y que genera un mundo de nuevas oportunidades a la economía Casanareña.

Este edificio de 6 pisos con un área de 7.200 metros cuadrados y una inversión  $ 18 mil millones, muestra la tenacidad de un dirigente joven como Carlos Rojas Arenas que sacó adelante, un proyecto en medio de muchas críticas y comentarios de personas que tal vez desconocía o aún lo desconocen de lo impactante que va ser una obra de esta naturaleza.

Esta edificación se resalta con  el  salón ‘Quiripa’ que puede albergar a 600 personas y que cuenta con 8 salas de negocios y salones que pueden estar interconectados en audio y video para que en un solo evento se puedan reunir 1.000 personas.

Este hecho hace que la ciudad de Yopal automáticamente pase a ser una capital donde se puedan efectuar grandes seminarios, foros, encuentros, que antes solo se hacía en Medellin, Bogotá, Barranquilla, Cartagena, Santa Marta o Paipa.

El Relator del Llano le agradece al presidente Juan Manuel Santos por la obra del aeropuerto y a Carlos Rojas Arenas, lo felicita, por sacar adelante un proyecto de esta naturaleza.

Esa obra tiene nombre propio y los comerciantes y empresarios lo saben y en el tiempo se reconocerá.

Con estas dos obras Casanare ya  no será igual y la historia, tendrá que aceptarlo.