Pese a las modernas especificaciones y la calidad de las obras, que se entregaron ayer en Yopal, por parte del presidente Juan Manuel Santos, en el aeropuerto  El Alcaraván, el fuerte invierno caído, luego del acto inaugural, denotó algunas situaciones en la construcción que deben corregirse.

En medio del aguacero, torrencial que cayó se evidenció que se tienen goteras y filtraciones de agua lluvia, que los constructores deben corregir, en el menor tiempo.

No obstante  a este hecho, la obra tiene modernas características, especialmente, en lo referente al clima, que permiten contar con unas salas de espera, frescas, sin necesidad, de acudir a cotosos aires acondicionados.

La nueva terminal y otras obras complementarias, convierten a El Alcaraván en el mejor del Oriente Colombiano y el más moderno de Colombia.

Quedó la preocupación que faltan algunos aspectos, por terminar y la puesta en funcionamiento de dichas instalaciones.

El ministro del transporte Germán Cardona le dijo a El Relator del Llano que la obra estaba lista para ser puesta en servicio, pero al respecto quedan muchas dudas.