Según la Oficina de Gestión del Riesgo del Departamento se han presentado inundaciones en los municipios de Orocué, Tauramena, Paz de Ariporo, San Luis de Palenque, Maní y Villanueva entre otros.

El reporte indica que  las mayores afectaciones  se derivan por inundaciones del río Meta.

El  reporte preliminar  de damnificados por esta fuente hídrica afecta  zonas rurales de municipios  como Paz de Ariporo, San Luis de Palenque y Orocué.

En el municipio de Orocué se tiene un  registro de 146 familias damnificadas en las veredas Remolino, Caracaro, Nueva Reforma, La Palmita, La Culebra y los resguardos indígenas Saladillo, Macucuana y San Juanito.

Mientras que en el municipio de San Luis de Palenque, los organismos de socorro, Bomberos y Defensa Civil iniciaron el proceso de censos a damnificados por inundaciones en las veredas Bocas de Ulere, Güaracuras y Mirarmar de Guanapalo.

Y en Paz de Ariporo se reportó la afectación de 15 familias ribereñas en el corregimiento la Hermosa.

También se generaron desbordamientos de los ríos Upía, Túa, Tacuya y Cusiana, los cuales generaron afectaciones en municipios como Villanueva, Moterrey y Maní.

En Monterrey el río Tacuya inundó dos viviendas de la vereda La Palmira, desde donde los  Bomberos tuvieron que evacuar dos mujeres de 83 y 46 años de vida.

También, en el municipio de Villanueva el río Upía se desbordó en veredas como Santa Helena de Upía y San Marcos, desde donde los organismos de socorro  acudieron a realizar evacuaciones.

Desde Sabanalarga se reportó la socavación al estribo izquierdo de Puente Caro, geredada por la quebrada La Piñalera, la cual pone en riesgo de colapso dicha estructura.

Finalmente, también se salió de su cauce, por alto niveles, el río Cusiana, generando inundaciones en el municipio de Maní, en sectores como Puente Canoero, El Muelle y varias veredas ribereñas de esta localidad.

Ante la situación, el coordinador de Gestión del Riesgo Leonardo Barón manifestó que los municipios han activado sus estrategias de respuestas a emergencias  municipales, y que de igual manera desde  el nivel departamental se permanece atentos en aras de apoyar a los municipios en caso de requerirse el apoyo de la fuerza aérea u organismos de socorro. Por ahora el trabajo se enfoca en el censo de afectados, para poder llegar con ayudas humanitarias a las familias que lo requieran, como ya la Gobernación lo ha venido realizando en municipios como Paz de Ariporo, Támara, Hato Corozal, Orocué, Nunchía y Maní donde se han entregado más de 1000 auxilios.

Por otro lado, el ingeniero Barón solicitó a los Alcaldes evaluar la sitación en sus municipios, para que en tal caso se declare la calamidad pública y poder acceder a recursos del nivel nacional, pues el banco de ayudas del Departamento se ha visto agotado con las muchas emergencias presentadas en cada uno de los  municipios.